¿De qué hablamos cuando decimos Cambio Climático?

Vivimos en un planeta donde casi 8 mil millones de personas producen y consumen todos los días provocando cambios en la composición del suelo, el agua y la atmósfera. El gran desafío es promover un desarrollo sustentable, buscando generar un equilibrio y una sinergia entre el crecimiento económico, el bienestar social y el cuidado del medioambiente.

Tras la Revolución Industrial, la humanidad entró en una nueva era geológica: el Antropoceno. Esta nueva era se caracteriza por una intervención intensiva del ser humano sobre los recursos naturales, que no sólo impacta en nuestras formas de vida en sociedad, sino que también amenaza la supervivencia misma de la Tierra. Así, el fenómeno más significativo de esta nueva era geológica está marcado por el cambio climático.

El cambio climático es uno de los mayores desafíos globales de nuestro siglo. En los últimos años, comenzó a ocupar un lugar central en la discusión y agenda pública, y la comunidad internacional reclama cada vez más a las naciones tomar acción por la lucha contra el calentamiento global. Pero, ¿qué es exactamente este fenómeno? Es un cambio en el clima habitual de un determinado lugar en particular y de la Tierra en general, por ejemplo en la cantidad habitual de precipitaciones que un lugar recibe al año o en las temperaturas usuales durante determinados meses y estaciones. 

A lo largo de la historia, nuestro planeta atravesó numerosas edades de hielo y períodos más cálidos. Sin embargo, esta vez es diferente porque es producto del accionar humano. Es la actividad humana la que genera grandes emisiones de gases de efecto invernadero, lo que hace que el clima de la Tierra cambie a un ritmo alarmante. 

Desde el comienzo de la Revolución Industrial a esta parte, la temperatura media anual de la Tierra aumentó aproximadamente 1° C, que se traduce de diferentes formas y con distintas intensidades en cada parte del planeta (Figura 1). Como consecuencia, en los últimos dos siglos y medio el cambio climático fue provocando el derretimiento de hielos y glaciares, aumentos en el nivel del mar, sequías e inundaciones, pérdida de biodiversidad, migraciones de especies, entre otros impactos.

Figura 1. Cambio observado en la temperatura en superficie, 1901-2012

Fuente: WG1 del Quinto Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, 2013.

Según especialistas, solo restan 12 años para tomar las medidas necesarias para evitar que las consecuencias del cambio climático sean irreversibles. Sin embargo, en la actualidad, las emisiones de gases de efecto invernadero continúan en aumento. La Figura 2 muestra cómo la concentración de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, fue (y sigue yendo) en aumento a lo largo del tiempo. 

Figura 2. Contratación de dióxido de carbono en la atmósfera

Fuente: Instituto de Oceanografía.

El cambio climático es un desafío complejo y urgente, donde todos podemos sumar. Desde el Hub de Buenos Aires de Global Shapers estamos comprometidos con tomar acción por el cambio climático, y lanzamos el proyecto HÁBITOS para llamar a un cambio de conciencia colectiva. Estamos convencidos de que la incorporación de hábitos más sustentables, tomados colectivamente, ayudarán a hacer la diferencia.